El logo oficial de la nueva agencia de asilo europea

El logo oficial de la nueva agencia de asilo europea (FOTO: EASO - Twitter)

El Parlamento Europeo y el Consejo Europeo acordaron el pasado 29 de junio el establecimiento de la nueva Agencia de Asilo de la Unión Europea (EUAA, por sus siglas en inglés), que sustituirá a la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO). El organismo nace con el objetivo de evitar que se repita una situación como la generada en 2015 y 2016, cuando la llegada masiva de migrantes a Europa provocó que se desbordasen los sistemas de asilo nacionales, y con mayores competencias que su predecesor. Sin embargo, las disposiciones previstas en el acuerdo estarán en suspenso por el momento, ya que algunos países han supeditado su aprobación de la nueva agencia a que se llegue a un acuerdo general respecto al Pacto Europeo sobre Migración y Asilo.

La EUAA ampliará el personal y el presupuesto de la actual entidad, y contará con un panel de 500 expertos que podrán ser enviados a los Estados miembros que estén experimentando un súbito aumento en la entrada de demandantes de asilo. Además, ayudará a hacer más rápidos y uniformes los procedimientos de protección internacional, y tendrá otras funciones como la vigilancia de los Estados miembros en lo que respecta al silo. “Este acuerdo hará que los procedimientos de asilo en la Unión Europea sean más rápidos y uniformados”, afirmó la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, una vez se alcanzó el pacto.

Esta agencia está incluida en la propuesta del Pacto Europeo sobre Migración y Asilo, que se mantiene parado y sin perspectiva de acuerdo, ya que ningún país miembro está moviendo sus posturas. Además de proporcionar un apoyo mayor a los países para evitar que se vean desbordados por un volumen inesperado de llegadas, la EUAA mejoraría el trabajo en los países comunitarios que no formen parte de la UE y reforzaría prácticas como el reasentamiento.

El sorpresivo acuerdo alcanzado tras meses de parálisis fue recibido con entusiasmo por los dirigentes de los países miembros y por los mandatarios de la EASO. “La nueva Agencia es el primer paso hacia un Sistema Europeo Común de Asilo basado en la solidaridad, procedimientos de asilo efectivos y una mayor protección de los derechos fundamentales”, declaró Elena Yoncheva, relatora del Parlamento Europeo para esta propuesta. Pese a todo, el compromiso no es total, porque los países del Mediterráneo introdujeron una cláusula que implica que la agencia se implementará cuando se llegue a un acuerdo sobre la totalidad del Pacto.

 

De la EASO a la EUAA

La EASO, antecedente de la agencia que se pretende desarrollar ahora, fue creada en febrero de 2011, con el objetivo de promover la cooperación entre los Estados miembros en materia migratoria y con unas competencias limitadas, ya que no existía ninguna situación que motivase lo contrario. Cuando las llegadas aumentaron exponencialmente entre 2015 y 2016, el personal de la agencia se empleó al máximo para ayudar a gestionarlas, especialmente en las islas griegas, pero el esfuerzo fue insuficiente, tanto en medios como en personal. Por ello, empezó a plantearse su reforma o su sustitución por una agencia más potente y con una mayor coordinación con los países miembros.

Todos los proyectos que se han planteado hasta ahora han fracasado, provocando que los organismos comunitarios considerasen que la reforma era imposible. Ello, unido a la dificultad de aprobar el Pacto Europeo sobre Migración y Asilo, provocó que la Comisión decidiese proponer a los países miembros dividir el documento en propuestas diversas que fuesen aceptables para todos, incluidos los más reacios. En relativo a la agencia de asilo, se decidió inicialmente reformar la EASO, y no sustituirla, pero finalmente se optó por la creación de esta nueva entidad.

Hasta que la EUAA no entre en funciones, la EASO seguirá siendo la agencia europea de asilo. Su presupuesto para 2021 es de 142 millones de euros y cuenta con equipos desplegados en las principales zonas de llegadas de migrantes, como Chipre, España, Grecia, Italia y Malta. El pasado 1 de julio, la agencia presentó su informe de 2020, en el que se refleja la bajada en las solicitudes de asilo en Europa, un total de 485.000, un 32% menos que en 2019. El descenso se debió a la pandemia de coronavirus, si bien fuentes de la EASO han insistido en que la demanda de protección internacional sigue siendo muy elevada.

La aprobación de la nueva agencia de asilo europea es el primer gran movimiento en el frente migratorio en los últimos cinco años. Los detalles del acuerdo revelan que la EUAA cuenta con elementos suficientes para mejorar la coordinación con los Estados miembros y evitar situaciones como las generadas en las crisis de 2015 y 2016. Sin embargo, aún es demasiado pronto para prever si el nuevo organismo entrará en vigor o si se tratará de un nuevo fracaso.

La reforma del sistema comunitario de recepción es absolutamente necesaria dadas las carencias que se han denunciado recientemente y ante el volumen de llegadas que se suceden año tras año. Las cifras ofrecidas por la EASO siguen siendo elevadas, pese a ser inferiores a las de 2019, y reflejan una realidad que es necesario gestionar. La nueva agencia debe garantizar que los migrantes reciban el trato que marca la legislación interior, con una evaluación individualizada de sus demandas de asilo y unas condiciones de vida dignas mientras estas se resuelvan. Los próximos meses serán determinantes para ver si esto ocurre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *