Un grupo de refugiados llega a la isla griega de Lesbos

Un grupo de refugiados llega a la isla griega de Lesbos (FOTO: Andrew McConnell - ACNUR)

Cada persona que migra tiene sus propias razones para ello. No obstante, desde hace décadas, los teóricos han tratado de establecer cuáles son los motivos más frecuentes que empujan al abandono del país de origen y a la búsqueda de mejores condiciones de vida en el extranjero. Una de estas aproximaciones es el estudio de los factores push y pull como los elementos que condicionan las migraciones. Los primeros son los que motivan las salidas, y los segundos, los que atraen a las personas hacia un determinado territorio.

Este enfoque es uno de los más extendidos y aceptados entre los expertos, y tiene su origen en las teorías del desarrollo en las que varios autores, como Everett S. Lee o Michael P. Todaro, empezaron a trabajar en la segunda mitad del siglo XX. Partían de la idea de que factores como el nivel de la renta, la estabilidad financiera y las expectativas de movilidad laboral eran fundamentales para entender las migraciones. Hay autores que, aun reconociendo la utilidad de estas teorías para comprender una parte de este comportamiento, afirman que es reduccionista centrar el análisis solamente en las razones económicas de las migraciones, cuando estas se producen por diversos motivos.

Según la teoría push y pull existen cuatro grandes categorías de elementos que motivan la migración, tanto en la expulsión como en la atracción. La primera es la económica: las personas que se trasladan a otros países huyen de cuestiones como la superpoblación, la escasez de trabajo y los salarios bajos, y al migrar, buscan empleos mejores, compromiso con los derechos laborales, y, en definitiva, la promesa de una vida mejor. Normalmente, los traslados son voluntarios, pero hay casos en los que los países de acogida han impulsado estas migraciones, como ocurrió por ejemplo en los años 60, cuando una empresa de autobuses de Londres puso en marcha una campaña en el Caribe para animar a hombres jóvenes a trabajar para esa compañía.

También existen razones sociales. Los factores push en el país de origen pueden ser una elevada presión demográfica, un gran nivel de pobreza, un estado de inseguridad institucional o la intolerancia hacia un determinado grupo cultural, como fue el caso de los hugonotes en el siglo XVI en Francia, los puritanos en el XVII en Inglaterra y los judíos en la Alemania nazi. Por el contrario, los migrantes se ven atraídos por una situación de paz y tolerancia en el país de destino o un tratamiento más beneficioso hacia las mujeres y las minorías, entre otros elementos.

Los autores coinciden en que los elementos climáticos y ecológicos son fundamentales para los migrantes, a los que suelen agradar entornos atractivos como montañas, playas y climas cálidos. Por el contrario, los desastres naturales, tales como la sequía africana de 2011, actúan en sentido contrario.

Los cuartos y últimos factores push y pull son los relativos a la situación política en origen y en destino. Las guerras civiles o entre países, la descomposición de los Estados o la corrupción generalizada son causantes de un buen número de desplazamientos humanos, como se ha visto en los últimos años con el elevado número de personas que han abandonado Siria. Estos migrantes buscan trasladarse a Estados en los que haya estabilidad política y ausencia de represión, así como un estatus legal y jurídico para los extranjeros.

La teoría de los factores de expulsión y atracción ofrece una sistematización de las causas que motivan una decisión muy personal, la de migrar, y cuenta con el apoyo de la mayoría de los expertos, quienes insisten en que los elementos económicos y políticos siguen siendo los que más influyen a la hora de buscar un futuro mejor en otro país. Asimismo, reconocen que el empeoramiento de las condiciones climáticas y el aceleramiento del calentamiento global pueden provocar que las migraciones por motivos ecológicos sean las más frecuentes en 2050.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.